Indemnización por accidente coche o moto

El objetivo específico al momento de contratar un seguro, mejor dicho, el servicio que ofrece y por el cual nos interesa principalmente, es el de proteger a los usuarios que pagan por dicho servicio de aseguramiento, además de indemnizarlos de ser necesario, esto por distintos accidentes previamente acordados.

De ser el caso, el usuario podría sufrir un percance, este debe sentirse interesado, al igual que muchos de nosotros, por saber ¿Cómo se calcula la indemnización por un accidente de moto? Además de saber ¿Cuáles son los factores que debemos tener en cuenta con respecto a esta indemnización? Aquí te contamos todo sobre esto.

Cualquiera de los seguros de moto que existen actualmente, es decir todos, se rigen por las mismas y bien conocidas formulas, esto por supuesto que no implica que no puede haber cambios, claro que puede haber cambios dependiendo de los acuerdos estipulados en la póliza.

Si lo que te gustaría hacer es averiguar ¿Cuánto puede pagar un seguro de moto por un accidente? debemos mencionarte y advertirte, con toda honestidad, que no es un cálculo que pueda ser llevado de manera fácil.

El cálculo de una indemnización por un accidente es un proceso del cual concluimos una estimación, para una certeza real requeriríamos a un conocedor de este tipo de comportamientos en las pólizas de seguro, otras circunstancias y/o factores, que determinan de manera segura las características de nuestra indemnización.

Podemos asegurarte que absolutamente todo acerca de la determinación de la cuantía que percibimos como indemnización por un siniestro, tiene que ver con factores que con simple lógica podemos esquematizar; ¿Dónde se produjo el accidente de moto? ¿Cuándo se produjo el accidente de moto? Y ¿Quiénes produjeron el accidente en moto?

¿Quién o quienes podrían reclamar en caso de que se produzca un accidente de tráfico vehicular?

Esta es una de las primeras cosas que debemos mantener muy en claro. Tomemos lo siguiente como una norma general: “podremos reclamar el conductor del vehículo, si y solo si, no es el culpable o aquel mismo que ocasiono el accidente”, interpretándolo de otra manera; podemos reclamar cuando no seamos las o la persona que es culpable de ocasionar el accidente de tráfico vehicular.

Lo anteriormente mencionado aplica incluso para los peatones que cumplan o incumplan el reglamento de tránsito, los ocupantes que estén viajando en el vehículo en cuestión que cumplan o incumplan el reglamento de tránsito, de esta manera podemos expresar a manera de resumen que: “puede reclamar en caso de que se produzca un accidente de tráfico vehicular, aquellas personas o persona, que sean víctimas o víctima del accidente mismo”.

¿Cómo calcularíamos las indemnizaciones en caso de accidente de tráfico vehicular?

El objetivo principal de una indemnización en el caso de un accidente de tráfico vehicular, es el de restituir los aspectos de una persona que ha sido perjudicada, de tal manera que su situación, posterior al accidente de tráfico vehicular, sea lo más similar posible a como lo era antes de dicho accidente.

Para conceptos jurídicos, podemos contemplar la aplicación del que te mostramos a continuación:

restitutium in integrum”.

Mismo que será complicado, por no mencionar difícil, de lograr siendo que las lesiones presentadas son de un accidente en moto, los daños pueden ser graves o irremediables.

La complejidad en estos casos tan particulares siempre ha sido y será el determinar la cuantía pertinente para la indemnización de los daños y perjuicios.

Por decirlo de otra manera, es difícil determinar el precio por las lesiones que se hayan sufrido durante el accidente de tráfico vehicular, cuando en este mismo hay daños personales. Para esta problemática, hay una solución que se utiliza de manera muy común en el mundo de los seguros, esta herramienta se le conoce de manera térmica y popular como “baremos”.

Si de lo que hablamos es de “daños personales”, tenemos en primera instancia los ya conocidos “baremos de autos”, mismos que tienen una actualización anual.

Los baremos son conocidos y elaborados a manera de tablas en las cuales se establecen legalmente todas las cuantías con las que se habrán de reparar los daños y perjuicios personales que se hayan producido por causas como accidentes de tráfico.

Con los ya mencionados “baremos”, que clasificarían los daños y perjuicios de manera precisa y exhaustiva (incluyendo en sí, los sistemas de clasificación por edades del sujeto o sujetos afectados y por gravedad de la o las lesiones de las victimas) la tramitación de estos es más veloz para las compañías aseguradoras.

Además de asegurarse de que no existan desigualdades entre aquellos asegurados en la indemnización por un accidente de tráfico en moto. 

Para expresarlo de otra manera, al ser un método que todas las compañías aseguradoras utilizan, se sujetan a los mismos criterios, es una eficaz manera de evitar discusiones, malos entendidos y disgustos, por parte de las víctimas, además de que los problemas son resueltos previamente y se asegura que todos los usuarios que contratan seguros en España cobren su indemnización en base a los mismos preceptos y reglas.

Cabe mencionar que, para los siniestros ocurridos durante el año 2015, se aplicara el baremo del año 2014, mismo que es una muy buena fuente de consulta para indemnizaciones ocurridas entre este rango de tiempo.

Fue a partir del año 2016, las tablas son una fuente de consulta veraz y certera, cuando se aplica el nuevo baremo, según lo dispuesto en la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, en reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas físicas en accidentes de tráfico.

A partir del 2016, el baremo del seguro sufrió apenas los cambios que podrían estar más allá de la lógica actualización por las cantidades de indemnización en caso de accidente de tráfico vehicular.

Con esto queremos decir, que se han aumentado de manera considerable las cuantías a pagar por parte del seguro en la línea conocida del coste de la vida de una persona.

¿Cómo y de qué manera funcionan los nuevos baremos de tráfico?

En la ley 35/2015 se establecen varios cambios considerables que afectan directamente a los baremos, al aplicarlos básicamente se sufre un incremento en las indemnizaciones que las compañías aseguradoras habrán de pagar a las personas aseguradas.

Además, tendremos que añadir a todo esto un aumento del 13% para el caso de la indemnización por lesiones en un accidente de tráfico vehicular.

Conjuntamente, esta nueva normativa maneja de manera más individual, incluso más de lo que antes ya lo estaban, las indemnizaciones, además de incluir parámetros interesantes con respecto a la estructura familiar de la persona afectada por el accidente de tráfico vehicular.

También hay diferenciación de entre el perjuicio patrimonial, mismo que hace mucha referencia a los gastos que son básicos y que derivan del fallecimiento, siendo estos últimos de hasta un mínimo de 200 euros sin contar los perjuicios específicos, tales como el traslado, la repatriación, el entierro y las condiciones del funeral de la víctima.

Esta nueva norma también ofrece una mayor claridad con respecto al ceso del lucro en daños patrimoniales.

A manera de resumen, esto sería el aumento que se efectúan en las indemnizaciones con los nuevos baremos de accidentes de tráfico vehicular:

  • En las indemnizaciones por muerte o fallecimiento en caso de accidente de tráfico vehicular, es un 50%.
  • En las indemnizaciones por secuelas en caso de accidente de tráfico vehicular, es un 35%.
  • En las indemnizaciones por lesiones en caso de accidente de tráfico vehicular, es un 12,8%.

¿Qué debemos tener en cuanta al momento de calcular una indemnización por accidente en coche o moto?

Los anteriormente mencionados “baremos” son muy importantes en esta parte de saber cuánto habremos de cobrar en caso de sufrir un accidente de tráfico.

Sin embargo, aún quedan muchas más cuestiones y factores que debiéramos tener en cuenta, ya que son igualmente importantes los informes policiacos y los informes médicos, los cuales aportan datos clave y significativos para fijar de manera efectiva la cantidad final de la indemnización por accidente de tráfico (estos pueden ser la culpabilidad, la gravedad de los daños durante el accidente y los daños posteriores, así como las secuelas de este, etc…).

Aquellos factores que son más importantes para el correcto cálculo de la indemnización por accidente de tráfico son los que te mostramos a continuación:

  • ¿Cuántos son los días de recuperación?
  • ¿Cuál es el tipo de incapacidad?
  • ¿Cuáles y cuantos son los gastos por la asistencia sanitaria?
  • ¿Cuáles y cuantos son los gastos por desplazamiento?
  • ¿Cuáles son las lesiones que se sufrieron?
  • Las lesiones que se sufrieron ¿son físicas, psicológicas o ambas?
  • ¿Hay lucro cesante?
  • ¿Cuánto dinero se ha dejado de percibir en consecuencia del accidente de tráfico?

Ahora que sabes de estos factores, seguramente te interesara saber en qué consisten cada uno de ellos, por eso te lo explicaremos a continuación:

En caso de incapacidad permanente.

Se le puede considerar como “incapacidad permanente” a cualquier limitación para la víctima, también el dolor o el perjuicio derivados del accidente que persistan posteriores al periodo de curación y cuidados. Esto quiere decir, que cualquier lesión que te pueda incapacitar de forma permanente, es catalogada como de este tipo.

Además, este tipo de secuelas pueden ser valoradas con base al baremo que va en un puntaje desde 0 al 100, estos puntos tienen un significado que es en función a la edad y la valoración en concreto. Es en la tabla 2.A.1, en la cual se cita la Ley 35/2015, misma que determina los datos de esta valoración.

En caso de incapacidad temporal.

Esta incapacidad se refiere a aquellas lesiones que nos afectan para poder realizar las actividades que solemos desarrollar día con día. El cálculo de esta indemnización por accidente, dependerá en su mayoría de la gravedad de dicha incapacidad a lo largo del tiempo que dure.

De esta manera, la ley ha de distinguir entre “días básicos”, “días moderados”, “días graves” y “días muy graves”, cada uno conlleva una indemnización diferente, te mostramos cómo se comporta cada uno de estos:

  • Días básicos:
    Son aquellos en los que se tienen molestias por el accidente de tráfico. Suelen extenderse hasta el término o final del proceso de curación o curativo. En este caso, la cuantía por indemnización será de hasta 30,15 euros al día.
  • Días moderados:
    Son aquellos en los que pierdes de manera temporal la posibilidad de llevar a término o a cabo las actividades que se especifican para tu desarrollo profesional. En este caso, la cuantía por indemnización será de hasta 52,26 euros al día.
  • Días graves:
    Son aquellos en los que se pierde de manera temporal la poca autonomía personal que la víctima posee para realizar actividades diarias. Este caso se aplica cuando hay que permanecer hospitalizado. En este caso, la cuantía por indemnización será de hasta 75,37 euros al día.
  • Días muy graves:
    Son aquellos en los que no se posee autonomía para desarrollar casi cualquier actividad, si no es que su totalidad, esto incluye aquellas que tienen que ver con las esenciales de la vida ordinaria de la víctima. En este caso, la cuantía por indemnización será de hasta 100,5 euros al día.

En caso de perjuicio estético.

Es en este apartado en el que entran las cicatrices, marcas, abrasiones y cualquier otro daño que pueda ser considerado como uno o varios perjuicios estéticos. Las hay, ocasiones en las que dicho perjuicio o perjuicios estéticos, son la causa de la merma funcional de la víctima por accidente de tráfico vehicular.

En caso de secuelas físicas.

Estas incluyen todas aquellas de propiedad física o funcional, también incluyen prótesis, dolores y/o perdida de la funcionalidad, al menos de esta manera lo indica claramente el baremo. Recordemos que la valoración de este tipo de daños o prejuicios, tiene una métrica de hasta 100 puntos.

Secuelas psicológicas.

Son normalmente aquellas que se aplican exclusivamente “de oficio”, esto solo en los casos de mayor gravedad o en caso de realizar un reclamo a la compañía aseguradora para que esta mande a realizar una valoración.