Baremos accidentes de tráfico

Existe mucha incertidumbre alrededor de este tema, muchos desconfían de la fiabilidad del Baremo de tráfico 2016, esto debido a que no lo entienden, no saben interpretarlo o desconocen de que trata este cálculo de indemnizaciones ocasionadas por lesiones en un accidente automovilístico, aquí encontraras la guía definitiva del Baremo de trafico 2016.

Para comenzar con este tema, debemos dejar en claro que se abordara de manera seria, concisa, clara y accesible para que casi cualquier persona pueda comprenderlo.

Esta guía no tiene ánimo de lucro y nuestro único objetivo al elaborarla es darte a conocer los datos más relevantes del Baremo de trafico 2016, así como sus puntos más importantes y que seguro te interesaran.

Todo sobre el nuevo Baremo 2016.

En este apartado tocaremos los datos más relevantes del nuevo Baremo 2016, sus diferencias, su aplicación y como este se identifica de entre otros posibles malentendidos.

La diferencia entre una actualización y el nuevo Baremo 2016.

Lo más importante, por no decir que es lo más fundamental, es abordar este tema con certeza de que el Baremo 2016, no es una actualización del Baremo que algunos ya han conocido de toda la vida, este Baremo 2016 se trata de uno nuevo, uno mejor, con correcciones, sí, también con algunas diferencias significativas en toda su estructura, todo muy distinto a lo que conocíamos con respecto a sus antecesores.

¿Cuál Baremo seguir al sufrir un accidente?

Esta es una cuestión que muchos no saben reconocer al momento de sufrir un accidente, ya que suponiendo que el accidente automovilístico se sufre durante el periodo de tiempo que atañe al año 2017, en ese caso es probable que el conocido como Baremo 2016, haya sufrido cierta actualización, de manera responderemos a los principios del Baremo 2016 con las actualizaciones correspondientes y aplicables para el periodo del 2017.

Siempre es bueno estar al pendiente de las actualizaciones que sufra o que se lleven a cabo con respecto al Baremo, sea el año que sea, esto es más una medida de protección personal ante posibles malos entendidos, tales como el que veremos a continuación que prácticamente es un caso en el que cualquiera podría caer si no está informado con respecto a las nuevas regulaciones del Baremo 2016.

El Baremo 2016 ¿Es retroactivo?

Entendamos por “retroactividad” como aquella acción que puede tener efecto en aspectos pasado o ya sucedidos, tal es el caso de sufrir un desafortunado accidente en plano año 2015, no podremos ser acreedores a la aplicación del Baremo 2016, el cual solo se aplica a aquella persona que sufra un accidente a partir del día primero de enero del año 2016.

¿Esto implica que a al momento de la completa rehabilitación se aplicara el mismo Baremo? No necesariamente, en este mismo caso, de haber sufrido un accidente en el año 2015, pero completar una rehabilitación en el año 2016, a esta persona se le aplicará el Baremo 2015 con actualización de 2016, a partir de esto se calculará la indemnización de la persona doliente.

Y en este caso ¿Por qué el Baremo 2016 no es retroactivo?

Esto es muy sencillo de aclarar, el Baremo 2016, contrario a lo que muchos pueden malinterpretar, es un nuevo Baremo aplicable, no es una actualización de cualquier otro Baremo existente, se trata de un Baremo completamente nuevo con correcciones continuas con respecto a los que ya se tenían, esto implica que su aplicación es única y exclusivamente entrada en vigor a partir de la fecha señalada; 1 de enero del año 2016.

El Baremo 2016 revoluciona todo lo que sabíamos.

Fue desde el año 1995, cuando vimos la creación, y no actualización, del baremo. Esto implicaba muchos riesgos en cuestión de regulaciones, problemas de comprensión por ambas partes e incluso la ciega obediencia en un sistema que podía ya considerarse como arcaico, la reinvención debía hacerse.

El baremo 2016, cambia todo con respecto a las indemnizaciones, estas pueden tomar cierta naturaleza dependiendo de la persona que sufra daños y perjuicios por el accidente de circulación. Tal es el caso de seguir percibiendo una buena cantidad por concepto de indemnización en el caso de fallecimiento, incapacidad para laborar, siempre y cuando el ingreso sea considerablemente alto y las lesiones imposibiliten a la persona a trabajar.

Fuera de los casos anteriormente se han mencionado, las indemnizaciones serán más bajas, nuevamente contrario a lo que se creía por parte de muchos informes.

Baremo 2016 y la nueva manera en la que se reclaman las indemnizaciones por lesiones en circulación vehicular.

En el caso del nuevo baremo 2016, en su primera parte se especifican los plazos y cauces en los cuales se deberá hacer la reclamación por los daños al seguro correspondiente.

Cabe mencionar que la intención principal, al menos por parte de los desarrolladores de este nuevo baremo 2016, es acudir lo menos posible o incluso evitar el llegar a tener que recurrir a la vía judicial, de manera que una demanda en contra de la aseguradora no será llevada a cabo hasta que se atienda al sistema de reclamación (obligatorio) extrajudicial.

¿Cómo se lleva a cabo el proceso según el baremo 2016?

Se debe llevar a cabo una “reclamación inicial”, dicha reclamación debe hacerse para que comiencen a correr, en caso de demora, los intereses. Además de que aquel que sufre lesiones o daños y prejuicios, no será indemnizado automáticamente después de sufrir el percance o accidente, sino hasta que lleve a cabo la ya mencionada “reclamación inicial”, cabe destacar que de ahí proviene la importancia de que este sea el primer paso el proceso.

Posteriormente, la aseguradora le ofrecerá al lesionado o dolido, una “oferta motivadora”, misma que se relaciona con uno de los puntos que veremos más adelante, sin embargo, cabe mencionar que existen dos tipos de ofertas motivadoras; aquella que se realiza como una respuesta motivada, y aquella que se remite como respuesta motivada.

El objetivo de ambas es ofrecer una cantidad de dinero, quizá generosa, al doliente, así como esta cantidad puede ser generosa, también debe ser acorde a los gastos que se estiman por la recuperación, daños y perjuicios ocasionados.

¿Qué pasaría en caso de no hacer una reclamación o no hacer nada?

Esto, según al baremo 2016, te hace acreedor a una sanción por sentido de inacción. Así como existen numerosos casos en los que la aseguradora, en el plazo de hasta 3 meses que tiene para presentar una respuesta, no da ninguna.

Por último, la aceptación, demanda, valoración o negociación, es el paso final con el cual se decide cómo se va a proseguir con los asuntos que competen el caso específico de la indemnización, en donde el doliente puede:

  1. Acepta la motivación que se la ha ofrecido por parte de la aseguradora para cubrir la rehabilitación y otros gastos, así como indemnización.
  2. Demandar a la aseguradora después de realizar todos los pasos del proceso hasta ahora y así proseguir con una vía judicial.
  3. Valorar las ofertas y remitidas de la aseguradora, así como las opciones de demandar a la aseguradora para cubrir realmente los gastos de indemnización y recuperación.
  4. Negociar directamente con la entidad aseguradora en busca de una mejor oferta para realizar un aumento en la cuantía que recibirá el sujeto a indemnizar.

Este proceso es largo, sin embargo, es parte del deber del doliente y/o herido, comenzar con el proceso cuando antes para agilizar los trámites y los resultados efectivos.

Las motivaciones del nuevo Baremo 2016

Como mencionábamos en el punto anterior; las motivaciones tienen como finalidad el convencer al doliente de un accidente o percance en circulación vehicular, de aceptar una cantidad de dinero ofertada, esta supondrá el pago directo y total de los gastos por indemnización de daños, lesiones y perjuicios.

Las motivaciones en el caso del nuevo baremo 2016, se dividen en dos tipos, además de que puede ser una oferta motivada o de silencio:

  • La oferta motivada es la opción por la cual se opta a realizar una visita por parte de un perito, mismo que es enviado por la aseguradora contraria, el doliente está obligado a aceptar dicha revisión.

La revisión tiene como finalidad el destacar los daños y perjuicios físicos y morales que sufrió el doliente, en este caso particularmente se buscan más aquellos daños físicos.

Con esto se pasa a una forma en la que la aseguradora responsable puede emitir una valoración desglosada con todos los aspectos que la entidad asegura, estima y afirma, que deben ser pagados al doliente como indemnización suficiente.

Cabe destacar que dicha indemnización, no es necesariamente un acuerdo exclusivo que excusa a la aseguradora a seguir posteriormente una vía judicial demandada por el afectado a causa de molestias persistentes en materia de los daños ocasionados por el accidente.

  • La aseguradora podrá remitir la respuesta motivada.
  • Esto usualmente sucede cuando la entidad aseguradora tiene considerado al doliente como el causante del accidente, así como de las lesiones que puedan haber derivado del mismo.

De esta manera, la entidad aseguradora está obligada a responder con un escrito en tiempo y forma con una explicación detallada sobre su postura negativa hacia el cobro de indemnización por parte del doliente, negándose así al pago de la mima.

También es posible que la entidad aseguradora remita la respuesta motivada, debido a la incapacidad o demora en la estimación del pago que hay que hacer para liquidar y/o pagar, la indemnización del doliente.

La aseguradora también puede optar por no hacer absolutamente nada, esto se considera una acción acreedora a una sanción, a pesar de esto, muchas aseguradoras tardan demasiado tiempo en recibir dicha sanción debido a la alta cantidad de reclamaciones iniciales.

  • Se puede llegar a una valoración, negociación, demanda o aceptación.

Esto implica que el doliente podrá aceptar la respuesta motivada que ofrezca la entidad financiera, así mismo podrá demandar posteriormente si así lo desea, esto sucede en los casos tales en que la cuantía ofertada y entregada por parte de la entidad aseguradora no es suficiente para cubrir los daños y prejuicios.

De la misma manera, el doliente podrá solicitar la valoración de otro médico. Estos casos suceden cuando el afectado no recibe una valoración apropiada por parte del perito médico que la compañía aseguradora contrato, de tal manera que puede contratar un médico por su cuenta o incluso solicitar los servicios de un médico forense avalado por el Instituto Médico Legal.

Lo anterior es muy común que suceda, las entidades aseguradoras no están dispuestas a pagar todos los daños y perjuicios en la mayoría de los casos, es por esto que el doliente puede solicitar la revisión de un segundo medico con la finalidad de que los resultados de la cuantía ofrecida por la entidad aseguradora, pueda contrastarse con los resultados de la valoración de ambos médicos.

Daños, perjuicios e indemnizaciones en el nuevo Baremo 2016.

Las indemnizaciones pueden categorizarse por varios niveles, esto se calcula con base al baremo, lo veremos a continuación:

  • El perjuicio conocido como “personal básico”. A partir del día en el que se sufrió el accidente de tránsito, el accidentado tendrá derecho a recibir una cuantía mínima de 30 euros al día.
    • En el caso de perjuicio personal básico de nivel grave. En las ocasiones en las que el accidentado no puede realizar tareas básicas como beber, comer o desplazarse por sí solo, la cuantía se eleva hasta los 100 euros diarios.
    • En el caso de perjuicio básico de nivel moderado. Este es el caso en el cual el accidentado, debido a las lesiones del accidente de tráfico, está imposibilitado a desarrollarse laboral o personalmente, debido a la baja laboral y a los daños a la moral, el cobro puede ir desde los 52 euros al día.
  • El perjuicio conocido como “daño emergente”. Estos son los pagos que hay que hacer por concepto de transporte al lugar donde se lleva a cabo la rehabilitación, por los medicamentos, tratamientos, etc. Todo aquello que sea llevado a cabo para posibilitarle la atención medica al doliente.
  • El perjuicio conocido como “lucro cesante”. Este se lleva a cabo cuando el accidentado es un trabajador autónomo y ve su ingreso disminuido o en paro, debido a las lesiones ocasionadas durante el accidente.